La Asocioción

La Asociación Latinoamericana de Botanica (ALB) se creó como una respuesta a la imperiosa necesidad de incrementar la comunicación y las relaciones de trabajo entre los botánicos de América Latina. Los tres primeros congresos latinoamericanos de botánica (México, 1972; Brasilia, 1978, y Lima, 1982) habian demostrado que existía una "masa crítica" de investigadores dedicados a las distintas áreas de la botánica en la región, asi como un grupo importante de jóvenes interesados en entregar sus esfuerzos profesionales a esta ciencia. Sin embargo, se notaba el desconocimiento de las actividades de otros colegas inclusive de países vecinos.

Tradicionalmente, los vínculos se habían establecido unilateralmente entre cada uno de estos países y paises del hemisferio norte, pero no entre países del área latinoamericana. Tales vínculos se reducían, si acaso, a intercambios mas o menos esporádicos entre individuos.

Desde el comienzo, el apoyo que recibió la creación de la Asociación por parte de la comunidad fue considerable. El hecho de contar con un canal de comunicación (el Boletín Botánico Latinoamericano, creado en 1978) ya era un avance apreciable en la distribución de información de interés para los investigadores de los distintos países (reuniones científicas locales e internacionales, bibliografía reciente, proyectos de investigación, reconocimientos a que se hacen acreedores los investigadores latinoamericanos, obituarios, etc.).

La Asociación ha ofrecido desde el comienzo el marco necesario para la realización de varias acciones: definición de prioridades dentro de la región (tales como la capacitación de jóvenes en un ámbito internacional pero en esencia latinoamericano para responder a las necesidades propias), organización de "grupos de interés", creación de nuevas organizaciones para acometer temas específicos tales como la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Jardines Botánicos (ALCJB) y el Grupo Etonobotánico Latinoamericano (GELA).

Grupos como estos han adelantado actividades importantes en diversos países y se han convertido en puntos de apoyo para el desarrollo de sus respectivas agendas en la región. Asi mismo, se ha estimulado la realización de congresos nacionales de botánica en países donde no existían (Colombia, por ejemplo). La Asociación ha sido pieza fundamental en la organización y realización de los Congresos Latinoamericanos de Botánica a partir del IV, que tuvo lugar en Medellin, Colombia, en 1986.

La Asociación continuará trabajando por el fortalecimiento de la botánica en la región y, ante todo, por el incremento de la comunicación entre los botánicos de los países latinoamericanos.

Desenvolvido por Tacitus Tecnologia
Asociación Latinoamericana de Botanica